Perros y Gatos

Día Mundial del perro: Tips para socializarlos



Especialista nos entrega consejos para tener un perro saludable saludable y feliz.

Especialista nos entrega consejos para tener un perro saludable saludable y feliz.

‘’Un perro tiene que aprender a socializar con otros perros, con otras personas y niños, ya que un niño para un perro es completamente diferente al humano, es una especie distinta, habla diferente, se mueve y huele distinto, es otro animal, no es un humano chiquitito. Lo mismo pasa con los ancianos, la gente mayor que tiene un bastón o una silla de ruedas, para el perro es un animal muy extraño’’, explica Vicente Celedón, médico veterinario, etólogo y entrenador profesional.

Tu perro debiera conocer al menos entre 50-100 personas y 50-100 perros en los primeros cuatro meses. ‘’La socialización puede ser activa o pasiva. La activa es cuando vas y juegas con una persona o con un perro, la pasiva es cuando estás con un perro o una persona en el mismo ambiente, pero no interactúas y es necesario que los perros tengan de ambas, porque si no el perro va a ser hipersocializado, va a ir a saludar a todos los perros, no todos son sociales y puede haber un altercado por este exceso de amistad’’, agrega el fundador de Dog Teacher.

¿Sacarlos a la calle es una opción?

No es una opción, es una obligación para que sea un buen perro y un perro equilibrado, sólo debes tener cuidado de que empieces a partir de la segunda vacuna, antes lo llevas a casas de amigos con perros o traes perros a tu casa (que estén vacunados).

Una vez que tenga la segunda vacuna, patitas a la calle y a caminar, sólo con algunas precauciones como que no esté en contacto directo con perros abandonados y que no se acerque a las fecas de otros perros, ya que el virus del distemper o parvovirus no vive en el aire, está en las fecas.

‘’Es súper importante sacarlos a la calle cuando son cachorros porque ahí empieza la estimulación temprana, debemos hacer que el cachorro sienta distintos olores, texturas, ruidos, cosas en movimiento, todos esos estímulos le generan pequeños grados de estrés al perro, pero que no llevan a nada malo. Entonces, aprenden a gestionar el estrés a edad temprana, de mucha mejor manera que un perro que sale recién a los seis meses a la calle. Esos perros le ladran a todo, se asustan con todo, le ladran a las visitas, porque les dan susto todos estos cambios en el ambiente, no saben gestionar el estrés. Si el cachorro vio todos esos estímulos de pequeño, su reacción va a ser mucho más natural’’, finaliza el especialista.

Foto de Karolina Grabowska en Pexels